¿Por qué no estás delgado? Descubre los principales factores

Si le preguntan a la mayoría de las personas cómo perder peso con éxito, probablemente le dirán: simplemente reduzca su consumo de calorías y perderá peso

El caso es que, para perder peso, debemos lograr el llamado “déficit calórico”, es decir, consumir más calorías de las que consumimos con el fin de favorecer que el cuerpo empiece a consumir las reservas acumuladas.

Pero la verdad es que incluso los cálculos calóricos cuidadosos no siempre dan resultados consistentes sobre cuántas calorías necesitamos realmente. La forma en que su cuerpo quema calorías depende de varios factores, incluido el tipo de alimentos que come, el metabolismo de su cuerpo e incluso su microbioma intestinal. Puedes comer exactamente la misma cantidad de calorías que otra persona, pero tener resultados muy diferentes en lo que respecta a tu masa.

A continuación, compartimos factores principales afectan la forma en que nuestro cuerpo procesa las calorías:

1. NUESTRO MICROBIOMA INTESTINAL

Hay alrededor de 100 millones de bacterias vivas en nuestros intestinos, y la especie predominante puede afectar la cantidad de calorías que el cuerpo absorbe de los alimentos. Las personas que son naturalmente delgadas tienen diferentes tipos de organismos viviendo en ellas que aquellas que tienen sobrepeso. La razón de esto es que algunos tipos de bacterias en los intestinos pueden descomponerse y usar más calorías de ciertos alimentos que otros tipos.

2. NUESTRO METABOLISMO

Se cree que todo cuerpo tiene un "set point" que afecta nuestra masa corporal (set point). Este punto fijo refleja varios factores, incluidos nuestros genes, nuestro entorno y nuestros hábitos. El hipotálamo, una región en la base de nuestro cerebro que también regula cosas como la temperatura corporal, evita que nuestra masa corporal caiga por debajo de un punto establecido, lo que no es realmente una ventaja si está tratando de perder peso. Esta es la razón por la que su masa puede estancarse incluso si se apega diligentemente a la dieta y al ejercicio recomendados, y también por la que la mayoría de las personas que pierden mucho peso lo recuperan rápidamente.

3. EL TIPO DE COMIDA QUE COMEMOS

La elección de alimentos también puede afectar la ingesta de calorías, y no solo por su contenido calórico específico. Los alimentos difieren no solo en valor calórico sino también en densidad nutricional. Los alimentos enteros y frescos, como las frutas y las verduras, son más ricos nutricionalmente y tienen un mayor volumen debido a la mayor cantidad de fibra que contienen . También contienen gran cantidad de minerales, vitaminas y antioxidantes, que son esenciales para la salud. Además, generalmente tienen un índice glucémico más bajo , por lo que el azúcar sube más lentamente en la sangre después de su consumo, lo que en conjunto incide en una sensación de saciedad más prolongada. 

Los alimentos procesados como dulces y snacks generalmente contienen un índice glucémico más alto y tienen una baja densidad nutricional. Además, se ha demostrado que el consumo de alimentos procesados anima a las personas a consumir más calorías en comparación con los alimentos no procesados.

¿Qué significa eso? No todos los alimentos son creados iguales. Nuestro cuerpo necesita alimentos que se encuentren tanto como sea posible en su forma natural, porque puede obtener y utilizar la máxima cantidad de nutrientes de ellos , y es poco probable que nos excedamos con tales alimentos. Además, un mayor volumen creará una mayor sensación de saciedad, lo que redundará en que consumamos menos calorías.

Además de contar calorías, concéntrate en la calidad de tu dieta. Cuando planifique sus comidas, intente reducir o eliminar los alimentos procesados, que pueden alentar a su cuerpo a consumir más. En cambio, concéntrese en elegir alimentos no procesados, incluidas carnes magras, granos integrales, nueces, semillas y muchas frutas y verduras naturales.

4. NO TODAS LAS CALORÍAS SON IGUALES

Si solo busca perder peso, es probable que un déficit calórico contribuya al resultado deseado, pero en términos de salud y otros factores que afectan el control del peso, como las hormonas y el apetito, no todas las calorías son iguales. Por ejemplo,  puedes comer un kilo y medio de puerros, lo que equivaldrá a un cubo de mantequilla de 45 g. Está claro que el volumen y la cantidad de nutrientes no son los mismos en ambos ejemplos, y el valor calórico será el mismo. 

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente

Formulario de contacto